Relatos, sombras y otros delirios

"Si miro atrás, estoy perdida." Daenerys Targaryen

lunes, 2 de junio de 2014

Una ciudad en el cielo

Imagina una enorme ciudad en el cielo, de tal magnitud que podría adoptar el título de país. Una ciudad donde no exista la pobreza, ni la marginación, ni el hambre ni la guerra. Donde cada uno sea totalmente libre, manteniendo la integridad del resto. Donde la tecnología permita al hombre desarrollarse en su mayor exponente. Donde nada diferencie a humanos o edificios de gorriones o águilas desde nuestra vista. Donde la magia todavía no haya muerto. Donde los sueños vivan entremezclados con la realidad.

Hace una semana soñé con esa ciudad, y se ha convertido ya en un sueño recurrente. Más aún, tengo la sensación de que llevo soñando con ella desde el día en que nací. Dicen que una noche normal no tenemos menos de 25 sueños, y que de esta cantidad, olvidamos el 90% a los cinco minutos de despertar. Quizá el recuerdo previo de esta ciudad pertenezca a los residuos oníricos de mi memoria.

¿Sabes? Fue tanto lo que me inquieta este sueño, que a los dos días y fui a la biblioteca en busca de información y tras varias horas buscando, logré encontrar un pequeño libro en el que se la mencionaba de pasada. Parece ser que se trataba de Sakeira, una ciudad mítica que figura en las antiguas tablillas mesopotámicas a la par que en alguna pared recóndita en el interior de los zigurats mayas. No conseguí sacar mucha más información que no hubiera soñado.

Desde entonces, mi única obsesión ha sido averiguar por qué sueño con esta ciudad. Me resulta familiar y cercana, pero no creo que consiga tener relación alguna con ella en mi vida, ni poseo recuerdos de haberla pisado. Quizá sea real. Nada deseo con más fuerza que la existencia de esta ciudad. O quizá sólo sea un símbolo. La ciudad está en el cielo. El ser humano es incapaz de llegar al cielo por sí mismo, a pesar de que allí está lo que más anhelamos.

A partir de hoy, mi vocación será alcanzar esa ciudad en el cielo.