Relatos, sombras y otros delirios

"Si miro atrás, estoy perdida." Daenerys Targaryen

martes, 13 de septiembre de 2011

Asesino

Algo se desliza por mi brazo.Es líquido y deja rastro. ¿Es agua? No, no puede ser. Está caliente. Abro los ojos, pero todo está oscuro. ¿Y si es sangre? No, no puede ser. No recuerdo haberme cortado.


De repente, oigo una voz. Dice: "Asesino". La ignoro, pero lo vuelvo a oír. Y muchas más. Asesino. Asesino, asesino, asesino, asesino. Me tapo las orejas con las manos, pero no sirve. Asesino, asesino, asesino. Abro la boca y grito a pleno pulmón. No me oigo. Las voces paran un momento, pero luego... Asesino, asesino, asesino, asesino, asesino, asesino, asesino. Me quito las manos de las orejas. La gota cae al suelo. Oigo el sonido que se produce al estrellarse el líquido. Cierro los puños y empiezo a golpear al vacío. Asesino. No hago nada. Asesino.


Descargo demasiada fuerza en un golpe y me caigo. Las voces cesan. Noto que estoy a punto de estrellarme contra el suelo.


Veo pasar el paisaje a toda velocidad. El resto de personas del vagón me miran con preocupación. Me doy cuenta de que he estado durmiendo.


-¿Está bien? -me pregunta un hombre-. Ha estado delirando.


Recuerdo que maté a mi mujer por accidente y que había decidido mudarme para huir del pasado. Sin embargo, me persiguió en forma de conciencia. No pude soportarlo.


Cuando Víctor, del equipo de desapariciones por fin encontró el cadáver colgado de una cuerda por el cuello, con una nota al lado, después de dos años tras la ausencia del hombre, no pudo hacer nada sino sentir pena por aquel hombre. Tras tantos casos de estos, comprendía que mucha gente no soportaba matar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario