Relatos, sombras y otros delirios

"Si miro atrás, estoy perdida." Daenerys Targaryen

viernes, 20 de mayo de 2011

La utilidad del desahogo

El niño abre los ojos. Todo está oscuro y frío, y le da miedo. Está asustado. Ve que hay difusas figuras de personas pululando a su alrededor y las llama, pero no le oyen, pasan de largo como si no existiera. Algún grupo ocasional que pasa cerca de él se ríe por lo bajo. No sabe si se ríen de él, o tan sólo ha tenido la mala suerte de pasar en ese preciso instante, pero se siente mal, como si hiciera algo de lo que se pudiesen burlar, pero sin saber el qué. Quiere llorar, pero está todo tan frío, que antes de que una sola lágrima termine de salir de sus ojos, se congela. Echa a correr a su casa, su refugio, un búnquer donde combatir de forma segura a la soledad.

Llega a la puerta de su casa, se mete la mano en el bolsillo para sacar la llave y, al ir a abrir la puerta, descubre algo que no sabe si le asusta o le alegra. Sus brazos ya no son pellejo recubriendo dos huesos, sino un cúmulo de músculos con alguna vena ocasional y vello por fuera. Llevado por la avalancha de sentimientos, la mayoría desconocidos, abre a toda prisa la puerta y entra a su refugio nuclear contra la bomba, a su madriguera contra el zorro. Cierra rápidamente, como queriendo desaparecer del mundo.

Una vez en su habitación, coge a sus dos aliados más fieles en la última frontera de la lucha: su MP4 y su bolígrafo. Decide que esta vez será el boli quien le ayude a dar el golpe final por el momento. Arranca una hoja de su cuaderno con tan solo un tirón, y las letras empiezan a salir de un bolígrafo, dictando cada movimiento de muñeca a una mano que tan sólo necesita un poco de desahogo para demasiadas cosas. Después de esto, las tinieblas se empiezan a desvanecer.

No pasa nada; el niño que tanto ha sufrido y que no encuentra ningún hombro en el que apoyar su cabeza en los momentos de flaqueza comienza a verlo todo claro gracias a las palabras de un instrumento que le han hecho ver que no está sólo en el mundo, y aunque su situación sigue siendo igual de triste, sus fuerzas están listas para volver a aguantar lo que sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario